Septiembre

3 Ago, 2011 | Por | Seccion: Actualidad

Estos días de principios de agosto, cuando España roza la debacle financiera tras el anuncio de elecciones de Zapatero, hay que ver lo que prepara el Partido Popular para salvar al país.

Cádiz

La semana pasada, por ejemplo, los indignados protestaban en Cádiz por el alumbrado de la playa. Este alumbrado es un verdadero disparate. El Paseo Marítimo y la Playa Victoria parecen el estadio Carranza iluminado en una noche de partido. La idea se le ocurrió a la popular Teófila Martínez hace quince años por razones morales: se quejaba de que a la playa acudían parejas y gente de mala fe para hacer cosas guarras, e iluminó la zona como si se tratara de un campo de concentración.
El invento ha cobijado las famosas barbacoas gaditanas, generadoras de basura al por mayor, y a eventos de toda índole. Pero ahora, los indignados, con razón, piden la revisión de la idea, y que se elimine la iluminación, si no porque estropea el atardecer, por lo menos porque cuesta 2,4 millones de euros al año, que es una pasta en los tiempos que corren.
Otra de las magníficas ideas que hemos leído en la prensa es que Cospedal, nada más llegar al gobierno de la comunidad de Castilla La Mancha, y después de denunciar el agujero de los socialistas, ha subido el sueldo a todos sus asesores. Estos todavía no han tenido tiempo de demostrar lo buenos que son reduciendo el déficit de la comunidad en cuestión, pero ya han recibido su premio. Y esto es muy halagueño, porque indica que el país irá tan bien dentro de unos meses, con el PP instalado en el poder absoluto, que es indispensable subirle el sueldo a esa gente desde este mismo momento para insuflar ánimos al personal.
El otro célebre popular que anunció lo mismo para los consejeros de Bankia fue Rodrigo Rato, el mago financiero del PP al que se recompensó con la presidencia del Fondo Monetario Internacional y todavía no se sabe por qué salió corriendo de tan prestigiosa institución. Lo interesante de Rato es que para consolidar esa subida de sueldo tan rápida y merecida ha salido a pedir dinero a los ciudadanos, a los mercados, como se dice ahora. Y los ciudadanos se lo han dado. Que luego no se quejen si Bankia quiebra como los bancos que quebraron en manos del hermano y del padre del propio Rato, allá por los años sesenta con indulto final de Franco en el setenta y cinco.
Entre los agraciados por el PP de Aznar que también ha salido estos días a aplaudir el adelanto de elecciones se encuentra Francisco González, FG, a quien Rato aupó hasta la presidencia del BBVA, tras el exitoso paso del hoy banquero por el lucrativo parqué de la Bolsa de Madrid. Tanto él como César Alierta, hoy presidente de Telefónica, hicieron fortuna asesorando a personajes ilustres como Javier de la Rosa. Alierta, además, ha sido un colaborador activo de Rato cuando se ha tratado de secuestrar libros ofensivos mediante el control de la distribución de los mismos a través de Logista, espina dorsal del sector, y filial de Telefónica.
El colmo de la alegría nos llega cuando vemos que la prima de riesgo supera los 400 puntos y The Wall Street Journal opina que la razón de este desastre no sólo tiene que ver con la desastrosa gestión de Zapatero y con su anuncio de elecciones en noviembre, lo que provocará un desgobierno importante, sino con el hecho de que su probable sucesor sea Mariano Rajoy, considerado un incapaz, no solo para resolver pequeñas crisis de partido como la de Valencia, sino para arreglar el desbarajuste financiero, aunque obtenga mayoría absoluta. Después de leer ese artículo casi parece que la culpa de que suba la prima de riesgo la tiene Rajoy. Y es que es para asustarse, pensar que para arreglar lo de Zapatero, nos espera Rajoy.
El que parece que lo acabará de arreglar todo es el Papa, que ha sido el único que, con su próxima visita a Madrid, ha logrado que desalojen a los indignados de Sol. Parece que al Psoe le mola más cuidar sus inversiones –ha invertido 50 millones de euros en el evento– que apretarle las tuercas a los bancos. Parece mentira que haya sido Botín el que haya lanzado a bombo y platillo la idea de respetar a los parados con hipotecas y que eso no haya salido de una ley socialista para remediar en algo la situación de la gente más desesperada. Y ahora dicen que Zapatero se ha vuelto a Moncloa nada más iniciar sus vacaciones para estar atento a los devaneos de los mercados, cuando lo que ocurrió en realidad es que sobre Doñana cayó un tormentón de nubarrones negros con lluvia y viento de Levante de aquí te espero. Veremos cuánto tiempo pasa en su despacho con el buen tiempo que se ha instalado ahora en el Sur.

Tags:

Los comentarios están cerrados.

Deje un comentario